Ascensión al Valdepino por la ladera oriental (desde Soto de Sajambre)

Desde el aparcamiento de Soto de Sajambre (905 m), subimos a Güembres (1110 m, 1 km) por el atajo del robledal.

Valdepino

Soto de Sajambre

Soto de Sajambre.

En Güembres proseguimos ascendiendo hacia el norte por las trochas poco marcadas abiertas a la izquierda (oeste) del Restaño.

Güembres

Güembres, Peña Parcia (izquierda) y el Restaño (derecha).

Alcanzamos la pradera Jarnieva (1270 m, 1,7 km), la fuente la Juaca (1290 m, 1,8 km), la fuente los Calagüezos (1330 m, 2,1 km) y el collado la Mosca (1399 m, 2,2 km).

Jarnieva

Jarnieva.

En el cercano cruce de caminos de los Collaos, enlazamos con la senda del Arcediano, por la que proseguimos rodeando el Jurcueto por el oeste.

Collado la Mosca

El collado la Mosca y los Collaos. Fotografía tomada desde la ladera de la Conia.

Tras subir la cuesta Linares, descendemos ligeramente y ponemos rumbo al noreste por el estrecho valle del Cardal.

Pasada su fuente, doblamos al noroeste para llegar a la Portillera de Beza o Portillera Tarabicu (1520 m, 4 km).

Desde este collado, límite entre León y Asturias, el Valdepino nos muestra su escarpada cara meridional, en la que solo conocemos un itinerario, que cuenta con un paso demasiado expuesto quizás para ser considerado razonable. Nosotros intentaremos subir por la larga pero más accesible ladera oriental.

Canto Cabronero, Peña de Beza y Portillera de Beza desde el Valdepino

Las praderas de Toneyo vistas desde la cima del Valdepino.

Siguiendo siempre la balizada senda del Arcediano, que nos acerca al Chorro la Medoria (1420 m, 4,4 km), descendemos a los verdes pastizales de Toneyo. Una vez en la vega, dejamos atrás su fuente (1350 m, 4,7 km) y los resaltes meridionales del Valdepino.

Valdepino

El Valdepino desde la fuente de Toneyo.

Seguimos bajando por la senda hasta que, antes de alcanzar la majada de Sabugo, damos con una larga panda herbosa (1210 m, 6 km) que asciende hacia la cima del Valdepino. Téngase en cuenta que, desde la Portillera, hemos perdido unos 300 metros de altitud. Hasta aquí se puede llegar también desde el collado Angón, siguiendo la senda del Arcediano.

Majada de Sabugo

La majada de Sabugo vista desde la ladera del Valdepino.

Subimos por la panda, evitando de esta forma el terreno, incómodo y pedregoso, que ocupa la mayor parte de la vertiente oriental de la montaña.

Pese a su fuerte pendiente, la cuesta es bastante llevadera, algo a lo que contribuyen las trazas de senda, que, de momento, facilitan la progresión.

Valdepino

Ascensión a la cima desde la senda del Arcediano.

A unos 1400 metros de altitud, la pendiente se torna más rocosa y la trocha desaparece. Describimos entonces una curva hacia la izquierda para esquivar los someros resaltes que se interponen en nuestro camino, y volvemos a hacer pie en terreno herboso 40 metros más arriba.

Nos encontramos ahora en una canal más empinada aun que la cuesta anterior, pero por la que se sigue subiendo bien.

Cuando la canal se bifurca y la hierba pierde definitivamente su batalla con la roca (1550 m, 7,1 km), optamos por continuar por el ramal de la izquierda: una pina canaleta con abundante piedra suelta que desemboca en una minúscula horcada (1680 m, 7,3 km), situada en la divisoria de las vertientes este y norte de la montaña.

Cumbre del Valdepino

Llegando a la cima del Valdepino.

Desde al horcada, no tardamos en alcanzar la cercana cima de esta magnífica atalaya (1745 m, 7,6 km).

Vistas desde la cima

Distancia (total) 15,2 kilómetros
Ascensión acumulada 1510 metros

Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones al Valdepino
Web
Analytics

Suscríbete y accede a todo el contenido: tracks, consultas, fotos a mayor resolución y nuevas rutas.