Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Pico Pozán y Morrasco la Tabla

Visto desde la Liébana, en el agreste cordal que desde el collado de Cámara se eleva hasta el Cortés, destaca la afilada arista sureste del pico Pozán, una montaña tan buscada por los escaladores como olvidada por los montañeros. A su lado, se yergue el paredón vertical del Morrasco la Tabla, una cumbre que, pese a ser unos metros más alta, resulta aún más desconocida.

Vistas del pico Pozán y el Morrasco la Tabla

Por fortuna, la vertiente occidental de estas montañas poco tiene que ver con su infranqueable cara oriental. De hecho, desde Áliva, el terreno duro y caótico que baja de las cumbres solo exige alguna sencilla trepada para alcanzarlas.

Gran parte de la aproximación a ambas montañas desde Espinama coincide con la de los picos de Cámara. Para mayor comodidad del lector, repetimos íntegramente su descripción.

Desde Espinama (870 m), por la ancha y cómoda pista que sube a Áliva por el valle del Nevandi, alcanzamos los invernales de Igüedri (1.270 m, 2,8 km) y las portillas del Boquejón (1.340 m, 3,3 km), donde el camino suaviza su subida y prosigue por la margen izquierda del río, entre las estribaciones de cueto Redondo (izquierda) y las Cumbres de Avenas (derecha).

Imágenes de los invernales de Igüedri


Las Portillas del BoquejónLa puerta de entrada a Áliva desde Espinama.

Dejamos atrás la fuente Covarance (1.360 m, 3,8 km), la fuente de los Asturianos (1.380 m, 4 km) y la desviación a Pembes y Mogrovejo (1.390 m, 4,1 km).

Fuente CovaranceFuente Covarance.

Cueto Redondo y CampojitoCueto Redondo y Campojito.

A nuestra izquierda, en el piedemonte de cueto Redondo, hacia cuya cima sube la cuesta del Queso, se divisan las casetas de las Llavias y las majadas de Espinama. Nos encontramos ya en las dulces praderas de Campojito.

Proseguimos pista adelante, y, cuando esta se divide (1.470 m, 5,1 km), tiramos por el ramal de la derecha, en dirección a Sotres. Enseguida llegamos a la entrada de Campomenor, desde donde, además de la ermita de Nuestra Señora de las Nieves, divisamos la enorme panda que baja de la cima del primero de los picos de Cámara, por ella discurre nuestro camino hacia el Pozán.

CampomenorCampomenor.

Picos de Cámara desde CampomenorCampomenor y los picos de Cámara.

Abandonamos la pista, y, tras cruzar Campomenor en dirección a un abrevadero que tenemos a nuestra derecha, atrochamos cuesta arriba, haciendo caso omiso de los senderos que cruzan la pendiente hacia el collado de Cámara. Ganamos así más directamente la divisoria, unos metros por encima del collado (1.730 m, 6,8 km).

Desde aquí, entre infinidad de ortigas, seguimos el serpenteante rastro dejado por las ovejas. La trocha se asoma a los abismos que dan a la Liébana, y, luego, alcanza el límite superior del ortigal (1915 m, 7,2 km).

Picos de CámaraEl camino transita a veces por el borde de los impresionantes escarpes del cabalgamiento basal de Picos.

Aquí divergen los itinerarios a los picos de Cámara y al pico Pozán. Para ir al Pozán, mantenemos el rumbo noroeste, subiendo por debajo de los someros resaltes que presenta la ladera.

Hacia el pico PozánJunto a esta llamativa roca divergen los itinerarios.

Hacia el pico PozánLadera suroeste de los picos de Cámara, con los itinerarios aproximados a su primera cima (en azul) y al pico Pozán (en rojo).

El terreno, pese a ser agreste y carecer de senderos claros, nos lleva sin grandes problemas a la ladera occidental de los picos de Cámara. Fruncen la ladera una sucesión de canales, muy marcadas más abajo, pero poco definidas a esta altitud.

Hacia el pico PozánVista desde Tiros Navarro del itinerario de ascenso al pico Pozán.

Hacia el pico PozánDetalle del avance por la ladera occidental de los picos de Cámara.

Cruzada la primera canal (1.930 m, 7,5 km), divisamos uno de nuestros objetivos: el Morrasco la Tabla. El otro, el pico Pozán, permanece oculto tras el contrafuerte del tercer pico de Cámara. Hacia la base de ese contrafuerte hemos de dirigirnos, aprovechando las trazas de paso dibujadas en el pedrero que nos separa de él.

Hacia el pico PozánItinerario tras cruzar la primera canal.

Al alcanzar la base del contrafuerte (1.990 m, 7,8 km), vemos, muy cerca ya, el pico Pozán. Nos acercamos al collado que lo separa de los picos de Cámara (2.050 m, 7,9 km), desde donde, para coronarlo, tenemos dos opciones.

Hacia el pico PozánEl pico Pozán desde el contrafuerte del tercer pico de Cámara.

Ascensión al pico PozánItinerario seguido para ascender al pico Pozán y al Morrasco la Tabla.

Mapa de la ascensión al pico Pozán desde CampomenorMapa de la ascensión al pico Pozán y al Morrasco la Tabla desde Campomenor.

La más interesante consiste en ganar su cresta occidental por alguna de las fisuras que tenemos a la vista (la más sencilla tiene un bloque empotrado en su parte superior). La cresta, de buena roca, solo requiere una sencilla trepada (I+) para alcanzar la cima (2.176 m, 8,2 km).

Hacia el pico PozánLlegando a la cumbre por la cresta occidental.

La otra vía hacia la cumbre, más fácil pero también más incómoda, discurre por la pedregosa canal que se abre entre el Pozán y el Morrasco la Tabla. Tras remontarla, se llega andando hasta la cumbre.

Vistas desde la cima del pico Pozán

Desde la cima del Pozán, bajamos a su collado norte (2.140 m, 8,3 km), el que lo separa del Morrasco la Tabla, montaña que, desde aquí, luce unos paredones de cuidado. Su único punto débil se encuentra en la vertiente noroeste, y, como quiera que estamos en la sur, no queda otra que efectuar un largo rodeo por el pie de las paredes, lo que nos obliga a perder otros 60 metros metros de altura, antes de empezar a remontar la canal que forma nuestro objetivo con el Prao Cortés.

Morrasco la TablaVía seguida para coronar el Morrasco la Tabla.

Enseguida divisamos la rampa de acceso a la cumbre, una mezcla de hierba, roca y piedras sueltas, cuya acusada pendiente, se empina aún más en el tramo final (II-), un tramo que se supera mejor por las zonas herbosas de la derecha. Con precaución pero sin dificultades reseñables, coronamos esta solitaria montaña (2.184 m, 8,8 km).

Vistas desde la cima del Morrasco la Tabla

Distancia (ida y vuelta) 17,2 kilómetros
Ascensión acumulada 1.520 metros

Distancia (ida) 8,8 kilómetros
Ascensión acumulada 1.440 metros

Mapa de la ruta Track
Web
Analytics