Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Lampados y Peña Basa desde Areños

Entre los ríos Cerezo, Areños y Pisuerga, frente a la espectacular cresta meridional de Peña Abismo, se alzan, separadas por el portillo Moro, el pacífico Lampados (peña la Debasa, según algunas fuentes) y el alargado contrafuerte de Peña Basa (peñas del Collado), dos montañas de no mucha altura, pero magníficamente situadas para contemplar el despliegue montañoso de la Pernía.

Lampados y Peña Basa desde Peña TremayaDesde Peña Tremaya.

Peña Redonda y Peña Abismo desde Peña LabraDesde Peña Labra.

Lampados desde Peña AbismoDesde Peña Abismo.

Salgo de Areños (1.160 m) por la embarrada y encharcada pista que enfila al sureste, y no tarda en ganar la cuerda de la loma del Castro (1.210 m, 0,9 km).

AreñosAreños. Al fondo, el Carazo y la Horca de Lores.

Abandono la pista, doblo al noreste y continúo por la divisoria hacia Lampados y Peña Basa, visibles en el horizonte.

En la loma del CastroEn la loma del Castro.

A mi derecha quedan un establo y, un poco más allá, la silenciosa aldea de Los Llazos.

Los LlazosLos Llazos.

Principia abril, y, aunque la nieve ha desaparecido del fondo de los valles más bajos, todavía mantiene notables espesores por encima de los 1.200 metros de altitud. Nieve húmeda, blanda, fatigosa de caminar.

Peña Tremaya

Peña TremayaA mi espalda, la siempre llamativa estampa de Peña Tremaya.

Me calzo las raquetas, dejo atrás el Castro, y tiro pendiente arriba hacia el portillo Moro, donde la ventisca ha formado unas llamativas cornisas. Para evitarlas, en lugar de llegarme hasta el collado, me encamino directamente a la boscosa cima de Lampados (1.507 m, 3,1 km).

Lampados desde Peña BasaLas dos cimas de Lampados vistas desde Peña Basa.

Para lo que pretendo (filmar una panorámica), parece más apropiada la cima norte de la montaña (1.507 m, 3,4 km), así que me voy hacia ella y me pongo manos a la obra, pese a que la luz no es muy adecuada, las nubes ocultan demasiadas cimas y sopla un desagradable y helador viento de suroeste.


Terminada la tarea, desciendo hacia el portillo Moro por la ladera occidental, decorada por el temporal con toda suerte de remolinos y toboganes de nieve.

En el collado (1.408 m, 4 km), dudo. No sé si regresar o ascender a Peña Basa. El viento se mantiene, pero las nubes ya no son tan espesas, y la luz comienza a mejorar; así que voy para allá.

Peña Basa desde LampadosVista de Peña Basa desde Lampados.

Peña Basa es un alargado afloramiento de calizas a cuyo punto culminante se trepa, pese a las apariencias, sin dificultad... con el terreno seco y el calzado adecuado. Hoy, la mezcla de roca, nieve y botas rígidas no es la mejor para experimentar buenas sensaciones.

Tanteo el terreno buscando la subida más fácil, y la encuentro (o eso creo) en su ladera occidental.

En la cima de esta montaña (que, en el batiburrillo toponímico que son nuestros montes, cada uno llama como quiere), las condiciones para filmar son mucho mejores que en Lampados. Por eso miro con cierta tristeza la mochila que, con los trastos pertinentes, dejé cuarenta metros más abajo.

Pero el lamento pronto se disipa. A lo lejos, el incesante desfile de vehículos que avanzan por la carretera hacia Piedrasluengas y Potes me recuerda que lo verdaderamente importante son estos efímeros momentos de silencio y soledad.

Luego, chapoteando en el agua en la que se está convirtiendo la nieve con rapidez, regreso a Areños.

Vistas desde la cima

Distancia (ida y vuelta) 6,7 kilómetros
Ascensión acumulada 420 metros

Distancia (ida hasta Lampados) 3,1 kilómetros
Ascensión acumulada 350 metros

Mapa de la ruta Track
Web
Analytics