Picu Urriellu

Del estratégico collado de la Celada, puerta de entrada desde la canal homónima al jou Tras el Picu, arrancan varias ascensiones a las cumbres de esta afamada depresión de los Urrieles dominada por la figura del Urriellu.

Al collado se puede llegar, con relativa comodidad, desde la vega de Urriellu, salvando 300 metros de desnivel por el camino trazado en la canal de la Celada. Sin embargo, en esta ocasión, nos aproximaremos desde las minas de las Mánforas, en Áliva, siguiendo un itinerario más escarpado y solitario.

Comenzamos a caminar en el cruce de caminos de la Llomba del Toro (1570 m), hasta donde, en julio de 2020, todavía estaba permitido llegar en vehículo todoterreno.

Tiramos por la pista que, tras vadear la riega del Resalao, alcanza las minas de las Mánforas (1590 m, 1,5 km).

Canal del Vidrio

La primera parte del itinerario vista desde los picos de Cámara.

Desde las instalaciones abandonadas de las explotaciones mineras, siguiendo el itinerario de la canal del Vidrio, nos ponemos en la sillada donde divergen los trayectos a Peña Vieja y a la cabecera del valle de las Moñetas (2200 m, 3,5 km).

Canal del Vidrio

Proseguimos por el camino de la derecha, que, tras salvar un somero resalte, nos deja en el collado que se abre entre las Coteras Rojas y el cordal de Juan de la Cuadra (2265 m, 3,7 km).

Canal del Vidrio

Bifurcación en la cota 2200 de la canal del Vidrio.

En el horizonte, lejos aún, divisamos, entre las cumbres que defienden el jou Tras el Picu, la escotadura de Collada Bonita por la que hemos de pasar.

Desde la salida de la canal del Vidrio

Fotografía tomada en la salida de la canal del Vidrio.

El terreno que tenemos por delante, arduo y laberíntico, requiere, para ahorrar energías, seguir con atención los hitos que lo jalonan. La idea, como es lógico, consiste en salvar a media ladera las depresiones que se interponen en nuestro camino, evitando su fondo para minimizar las subidas y bajadas.

Nos encontramos en la cabecera del valle de las Moñetas, hemos dejado atrás un poste de nieve, y progresamos en travesía por la ladera oriental de Tiros Santiago.

Alcanzamos, así, un inmenso y desolado jou sobre el que se yerguen la Morra, el Cuchallón de Villasobrada y la Torre de las Colladetas (2210 m, 4,9 km). Se trata del Hoyacón de Villasobrada, por cuyos pedreros orientales una senda bien marcada gana un collado que da vista al jou de los Machos (2311 m, 5,4 km). Desde aquí, un fuerte repecho desemboca en Collada Bonita (2382 m, 5,6 km).

Vista desde la cima del Escamelláu

Collada Bonita desde el Escamelláu.

Collada Bonita

Collada Bonita.

Desde esta somera brecha se divisa ya, si somos capaces de apartar la vista de la dominante estampa del Urriellu, el collado de la Celada.

Picu Urriellu y collado de la Celada

La cara sur del Picu Urriellu desde Collada Bonita.

Aguja de los Martínez y Collada Bonita

La Aguja de los Martínez y Collada Bonita. Fotografía tomada desde la Torre de las Colladetas.

El collado se encuentra medio kilómetro más allá y unos 150 metros más abajo, pero no es fácil llegar hasta él. Nos aguarda una mezcla escupideras, pinos pedreros y engañosos resaltes, que puede sembrar muchas dudas en la mente de quien por primera vez se aventure por estos lares.

De Collada Bonita al collado de la Celada

Itinerario aproximado desde Collada Bonita (no visible en la imagen) al collado de la Celada. Fotografía tomada desde la Morra.

Collada Bonita

El descenso desde Collada Bonita visto desde el collado de la Celada.

Comenzamos a salvar las escupideras iniciales de Collada Bonita por el terreno sólido de su borde izquierdo.

Enseguida, nos pasamos al otro lado siguiendo unas tenues huellas de paso que se van haciendo más consistentes a medida que la resbaladiza pendiente inicial da paso a una gravera más inofensiva.

Llega un momento en que las trazas se dirigen decididamente a la derecha, y, al alcanzar roca sólida, desaparecen. Se trata de un punto donde la pendiente aumenta lo suficiente para que no se vea la continuación, y la primera impresión es que el terreno se corta y no se puede seguir.

Sin embargo, bajando unos metros y manteniendo el rumbo que traíamos, aparece una zona destrepable por la que culminamos el descenso y alcanzamos el collado de la Celada (2230 m, 6,1 km).

Nosotros nos quedamos aquí con el fin de intentar ascender a la Torre del Oso y la Torre del Carnizoso, cumbres muy a desmano para los que vivimos al sur de Picos. A aquellos cuyo objetivo sea llegar a la vega de Urriellu, solo les resta seguir el zigzagueante sendero que desciende por la canal de la Celada.

Hasta el collado de la Celada  
Distancia (ida y vuelta) 12,3 kilómetros
Ascensión acumulada 1290 metros

Hasta el collado de la Celada  
Distancia (ida) 6,1 kilómetros
Ascensión acumulada 980 metros

Mapa de la ruta Track
Ascensiones en los Urrieles
Web
Analytics

Suscríbete y accede a todo el contenido: tracks, consultas, fotos a mayor resolución y nuevas rutas.