Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Sierra de la Viorna: armas y leyes

Miércoles, 20 de diciembre de 2017.

Desde el espacioso aparcamiento de Potes (290 m), tiro calle de la Virgen del Camino arriba hacia la inmediata Sierra de la Viorna, cuya cruz, bien visible desde el valle, refuerza la cercana presencia del monasterio de Santo Toribio. Ambos, cruz y monasterio, pintan con un aire místico este rincón de la Liébana, invitando al silencio, el recogimiento y la meditación.

PotesPotes.

La pista, reforzada con cemento, deja atrás el cementerio, y más arriba se bifurca (390 m, 0,7 km).

Valdebaró desde las Cumbres de AvenasVista de Valdebaró desde las Cumbres de Avenas.

Abandono, entonces, el cemento y continúo por el ramal de la derecha, siguiendo las marcas de pintura de la balizada ruta de senderismo a la Cruz de la Viorna.

Tras alternar, durante un cuarto de kilómetro, llaneo y suave subida, el camino emprende un decidido ascenso por la ladera norte del carrascal de Volán (430 m, 1 km).

Este tramo de la pista forestal no figura en los mapas actuales del Instituto Geográfico Nacional, cosa nada extraña dada la continua proliferación de este tipo de vías en los espacios de montaña. Basta echar un vistazo al mapa de la ruta para, aun no estando todas cartografiadas, darse cuenta de este extremo.

Peña Sagra y el Pico Jano desde el EscañoEl Alto de San Martín y la Cruz de la Viorna. Fotografía tomada desde el Escaño.

Al salir de una de las revueltas, me topo con un cazador apostado al lado de su todoterreno. Un poco más arriba, a la derecha, veo otro puesto de caza.

Esta es la primera noticia que tengo de que se esté batiendo la zona.

Orden MED/7/2017, de 10 de marzo, por la que se regula la práctica de la caza durante la temporada cinegética 2017-2018 en el territorio de la Comunidad Autónoma de Cantabria

Durante la ejecución de las batidas de caza mayor deberán colocarse señales de advertencia de tal circunstancia en las vías de acceso que permitan el paso de vehículos a las zonas afectadas, y en aquellos caminos o senderos señalizados para la práctica del senderismo o la bicicleta de montaña. Las señales, que deberán tener el formato e imagen establecido en el Anexo IV de esta Orden, en cuyo interior figure la leyenda: "PELIGRO: BATIDA DE CAZA" se situarán en el camino o sendero en lugar perfectamente visible (artículo 17).

Tampoco he visto señalización alguna de que me encuentre en un terreno cinegético.

Ley 12/2006, de 17 de julio, de Caza de Cantabria

Los terrenos cinegéticos serán objeto de señalización por el titular cinegético en la forma que reglamentariamente se determine (artículo 11).

Prosigo por la pista hasta que, alcanzada la divisoria (580 m, 2,2 km), comienza a llanear hacia la vaguada que tengo enfrente. Diseminados, justo por encima del camino y batiendo hacia él, se ven más puestos de caza.

Ley 12/2006, de 17 de julio, de Caza de Cantabria

Tienen la consideración de zonas de seguridad: las autopistas, autovías, carreteras, vías férreas, pistas forestales, los caminos rurales, las vías pecuarias y demás vías de uso público (artículo 22).

Se prohíbe portar armas de caza, salvo que estén abiertas y descargadas, así como dispararlas en las zonas de seguridad. Se prohíbe disparar en dirección a las zonas de seguridad, salvo que el cazador se encuentre separado de ellas por una distancia mayor de la que pudiera alcanzar el proyectil o que la configuración del terreno intermedio fuera tal que resulte imposible batir la zona de seguridad (artículo 23).

Por fortuna, no he de continuar por la pista, sino por un senderillo que, desde la misma divisoria, sube por la boscosa loma de la derecha con rumbo suroeste.

El sendero acaba desembocando en otra pista: la que viene de Mieses (740 m, 2,9 km). Continúo por ella hasta que dobla a naciente (870 m, 3,4 km).

Cruz de la ViornaLa Cruz de la Viorna y Ándara.

Cojo entonces una esforzada trocha que me lleva a la Cruz de la Viorna (1.085 m, 4,2 km). Hasta la misma cruz llega, por la mano contraria, otra pista forestal, esta vez desde la aldea de Maredes.

Hacia poniente, a menos de un kilómetro, se alza el Alto de San Martín (1.155 m, 4,9 km), punto culminante de la Sierra de la Viorna.

En la cumbre asoma un cazador. Al parecer hay otra batida en las laderas que caen al oeste del alto. Me dice que, por seguridad, debería llevar un chaleco reflectante. Le digo que no es fiesta y, además, es miércoles.

Orden MED/7/2017, de 10 de marzo, por la que se regula la práctica de la caza durante la temporada cinegética 2017-2018 en el territorio de la Comunidad Autónoma de Cantabria

Dentro del período hábil para la caza tanto mayor como menor, y con la excepción recogida en los apartados 2 y 5, únicamente se podrá cazar los martes, jueves, sábados, domingos y festivos, tanto de ámbito nacional como regional (artículo 5).

Desciendo por el mismo itinerario, enfundado, pese al sol y la buena temperatura, en mi chubasquero, única prenda de colores brillantes que tengo en la mochila.

Vistas desde la cima

Distancia (ida y vuelta) 9,9 kilómetros
Ascensión acumulada 870 metros

Distancia (ida) 4,9 kilómetros
Ascensión acumulada 860 metros

Mapa de la ruta Track
site stats