Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Peña Maldrigo y Alto Velasco

En la Montaña Palentina, las suaves ondulaciones de la Pernía, tierra de encuentros entre osos y hombres, constituyen un paraíso invernal, en especial, para aquellos montañeros cuyos impetuosos y juveniles afanes de conquista quedan lejos, incluso en el recuerdo.

Peña MaldrigoLa cumbre de Peña Maldrigo asoma por encima de los bosques de San Salvador de Cantamuda.

Peña Maldrigo desde LoresVista de Peña Maldrigo desde Lores.

Peña Maldrigo desde el Cueto de PolentinosPeña Maldrigo desde el Cueto de Polentinos.

Hoy nuestras miradas se dirigen al ramal transversal que arranca de la Sierra de Albas en el Alto Velasco. Un ramal que separa los valles de Lores y Casavegas, y alcanza su punto más elevado en la atrevida traza de Peña Maldrigo.

Peña Maldrigo y collado MayorPeña Maldrigo y collado Mayor. Fotografía tomada desde el Carazo.

El recorrido que pretendemos llevar a cabo carece, al menos en apariencia, de dificultades técnicas, salvo, quizás (en función del estado de la nieve), en la subida final a Peña Maldrigo, cuya dura pendiente aconseja llevar, por si acaso, unos crampones, algo que, por otro lado, mientras haya nieve, nunca está de más.

De la misma entrada de Casavegas (1.215 m), arranca una pista que deja a la derecha el cementerio, y va rodeando por el este la loma Carbonera, topónimo evocador de las numerosas (y minúsculas) minas que antaño se abrieron por estos pagos.

CasavegasCasavegas.

Tras un largo trecho de suave ascenso (1.300 m, 1,5 km), la pista, que comunica con Lores, y forma parte del Camino Lebaniego Castellano, culebrea por el interior de un frondoso bosque para ganar, en el collado Mayor (1.402 m, 2,1 km), la divisoria de la sierra que preside Peña Maldrigo.

Collado MayorCollado Mayor. En el horizonte (de izquierda a derecha): el Carazo, la Horca de Lores y el Castro.

Collado MayorCollado Mayor y Monte de Peñota desde la cota 1.459 en el camino a Peña Maldrigo.

Peña Maldrigo desde LoresPeña Maldrigo y collado Mayor desde las inmediaciones de Lores.

Si siguiéramos la pista, doscientos metros más abajo llegaríamos a Lores, pero nosotros la abandonamos aquí, y, girando a la derecha, proseguimos por la cuerda de la sierra.

Peña MaldrigoPeña Maldrigo.

Tras varias subidas y bajadas, amenizadas por manchas boscosas donde crecen algunos espléndidos robles, alcanzamos la majada Vieja (1.448 m, 3,1 km).

Peña MaldrigoVista hacia atrás del itinerario por la cuerda de la peña. Fotografía tomada desde la antecima de Peña Maldrigo.

Nos encontramos ya en el collado que es la base de Peña Maldrigo. Para llegar a su cima, hemos de superar, como antes se dijo, el tramo más comprometido de la ruta: el desnivel apenas ronda los 200 metros, pero, en presencia de nieve, la pendiente que tenemos por delante exige atención.

Peña MaldrigoLa cumbre de Peña Maldrigo desde su antecima. A la izquierda, la Horca de Lores.

Superada la antecima oriental de la montaña (1.600 m, 3,6 km), una corta arista, algo aérea, nos conduce a la cima (1.639 m, 3,9 km).

Vistas desde la cima de Peña Maldrigo

Para descender, si la nieve abunda (como en esta ocasión), lo mejor es volver sobre nuestros pasos para, sin necesidad de acercarnos a la antecima, rodear la cresta y sus resaltes por el norte, conseguimos, de este modo, bajar con relativa comodidad al collado occidental de la peña (1.560 m, 4,3 km).

Rebeco

Desde aquí, una tirada de kilómetro y medio, avanzando por la divisoria o cerca de ella, nos lleva al Alto Velasco (1.646 m, 5,9 km), cima muy próxima ya a la frontera cántabra, y punto de engarce con la Sierra de Albas.

Alto Velasco desde Peña MaldrigoLa cuerda que une el Alto Velasco con Peña Maldrigo, vista desde la cima de esta última. Al fondo, los Picos de Europa.

Vistas desde la cima de Alto Velasco

Bajando por la ladera noreste del alto, no tardamos en hacer pie en la pista de los puertos de Pineda (1.550 m, 6,2 km), por la que continuamos, ahora subiendo suavemente, hacia las Peñas del Cerradillo.

Alto Velasco desde las Peñas del CerradilloVista de Alto Velasco desde las Peñas del Cerradillo.

El Bocarón desde Peña MaldrigoVista del Bocarón y las Peñas del Cerradillo desde Peña Maldrigo.

En la loma que baja de las peñas, se encuentra el Bocarón (1.530 m, 6,8 km), curioso agujero que sirve de marco natural a Caloca y sus valles. Merece la pena el corto desvío que es preciso efectuar para contemplarlo.

El BocarónEl Bocarón.

Luego, la pista comienza a descender. Si la siguiéramos, llegaríamos sin problemas a Casavegas, pero nosotros la abandonamos poco después (1.410 m, 8,1 km) para bajar directamente al Valle, bucólicas praderías por las que, dejándonos guiar por el arroyo de Casavegas, regresamos al punto de partida.

Valle del arroyo de CasavegasEl plácido valle del arroyo de Casavegas. A la derecha, Peña Maldrigo.

Arroyo de CasavegasRestos de una explotación minera cerca de Casavegas.

La ruta ha resultado ser un agradable paseo que, en invierno, puede hacerse perfectamente con esquís o raquetas. Hoy, con el tiempo a nuestro favor, la montaña nos ha dejado ese regusto especial de las buenas jornadas; con la cámara y, sobre todo, la retina repletas de bellas y cambiantes panorámicas.

Distancia (ida y vuelta) 10,9 kilómetros
Ascensión acumulada 670 metros

Distancia (ida hasta Peña Maldrigo) 3,9 kilómetros
Ascensión acumulada 500 metros

Mapa de la ruta Track
site stats