Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Ascensión a Tiro Llago desde la vega de Liordes por la cresta oriental

Acceder a la vía normal de Tiro Llago desde la vega de Liordes implica trasponer los Tiros de Casares y dar un largo rodeo por la vertiente norte del cresterío que lo une con el Madejuno.

Ese rodeo puede evitarse (reduciendo la caminata en unos 2 kilómetros) si en el hoyo del Sedo, en lugar de a los Tiros de Casares, nos dirigimos directamente a las paredes orientales de la montaña.

Trepando por ellas, se corona la cima este de Tiro Llago. Eso sí, para alcanzar la oeste, que es la más alta, hay que bajar rapelando a la horcada que las separa, y, si se pretende regresar por el mismo itinerario, será preciso dejar puesta la cuerda para invertir el rápel.

Salimos del casetón de Liordes (1.880 m) hacia el collado de la Padiorna (1.980 m, 0,7 km), donde enlazamos brevemente con el camino a collado Jermoso.

En cuanto superamos el sedo de la Padiorna (2.100 m, 1,2 km), abandonamos el concurrido sendero, y, doblando al norte, nos internarnos en el adusto y solitario hoyo de Sedo.

Ascensión a Tiro LlagoDel sedo de la Padiorna a las paredes de Tiro Llago.

Ascendemos por el borde izquierdo de esta depresión, y, tras rodear la cima de un primer promontorio por la izquierda, alcanzamos el verde rellano sobre el que se elevan las paredes orientales de la Torre de la Collada Ancha.

Cruzando los pedreros que se acumulan en la base de la torre y remontando unos mínimos resaltes, nos ponemos en la collada Ancha (2.288 m, 2,1 km).

Haciendo caso omiso de los hitos que nos invitan a seguir hacia Jermoso (izquierda) o los Tiros de Casares (derecha), proseguimos ascendiendo con rumbo norte, a naciente del contrafuerte que arranca de la cima oriental de Tiro Llago.

Ascensión a Tiro LlagoItinerario aproximado a la cima desde la collada Ancha.

El terreno, escabroso y ocupado por grandes pedreros, carece de sendas y señalización, pero tampoco ofrece dificultades dignas de mención.

Alcanzamos así las paredes orientales de Tiro Llago, en el punto donde arranca la famosa cresta que lo une con el Madejuno (2.480 m, 2,7 km).

Podríamos empezar a trepar en este lugar, pero, pensando en el regreso, tratamos de localizar una zona más fácil de destrepar.

Buscando en la muralla caliza alguna debilidad que nos permita ascender, caminamos hacia la izquierda al pie de las paredes.

Tiro LlagoItinerario seguido para alcanzar la cima oriental de Tiro Llago.

La encontramos cerca del contrafuerte meridional. Un muro de buena roca (III) nos conduce a una marcada fisura (III) que, coronada por un techo, cruza en suave ascenso la pared de la montaña.

Tiro LlagoEl inicio de la trepada.

La fisura, de una anchura que nos obliga a progresar con un pie fuera de la misma, lo que resulta algo incómodo, desemboca en una canal anaranjada. Ascendemos por ella hasta que se transforma en una chimenea que rodeamos por la derecha (II): una zona de tierra y piedras sueltas que desemboca en una horcada.

Desde la horcada, inmersos en un ambiente alpino sobrecogedor, remontamos un muro de buena roca (II+) y salimos a la aérea cresta cimera, que culmina en la cima oriental de Tiro Llago (2.550 m, 2,8 km).

Tiro LlagoEn el muro (II+) que conduce a la cresta.

Tiro LlagoEn la cima oriental de Tiro Llago. A la izquierda, la cumbre occidental.

Si no queremos complicarnos más la vida, aquí podemos dar por terminada la ascensión. La cima oriental es algo más baja que la occidental, pero tiene la suficiente entidad para ser un gran objetivo montañero.

Tiro LlagoLa cumbre occidental vista desde la oriental.

Tiro LlagoCara norte de Tiro Llago. Fotografía tomada desde el Tesorero.

Tiro LlagoCara sur de Tiro Llago. Fotografía tomada desde la Torre de Salinas.

Para alcanzar la cima principal, realizamos un breve destrepe en su dirección. Enseguida, hacemos pie en una repisa provista de un puente de roca que nos permite rapelar hasta la horcada que, apenas 10 metros más abajo, se abre entre las dos cumbres de Tiro Llago. Dejamos la cuerda puesta para subir por ella a la vuelta.

Tiro Llago

Tiro LlagoEl rápel a la horcada.

Ahora, en lugar de continuar a plena cresta, bajamos unos metros con objeto de seguir el itinerario más sencillo posible en la espléndida pendiente de roca y canalizos que tenemos delante (II).

Tiro LlagoLa cumbre occidental vista desde la horcada.

Este descenso hacia una pequeña terraza, visible desde la horcada, nos permite evitar el tramo inicial de la ladera, bastante liso y parco en agarres, algo engorroso a la vuelta.

Tiro LlagoMetros finales de la ascensión.

Desde la terraza reanudamos el ascenso, y por sencillos canalizos tumbados salimos a una brecha situada ya a plena cresta, muy cerca de la cima (2.561 m, 2,9 km).

Tiro LlagoLa Torre del Friero enmarcada por la brecha cimera.

Ascensión a Tiro LlagoItinerario seguido para pasar de la cumbre oriental a la principal.

Nosotros descendimos por el mismo itinerario, pero, si se prefiere, el regreso puede hacerse por la considerada como vía normal.

Vistas desde la cumbre

Distancia (solo ida desde Liordes) 2,9 kilómetros
Ascensión acumulada 700 metros

Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones a Tiro Llago
site stats